VitraHaus

VitraHaus: algo más que una tienda de muebles para el hogar

29 agosto 2011

 

A través de los años, el Vitra Campus en Weil am Rhein, Alemania, se ha convertido en un museo de arquitectura, en el cual han intervenido renombrados arquitectos y compañías como Frank Ghery, Zaha Hadid, Alvaro Siza, Tadao Ando, Jean Pruvé, Nicholas Grimshaw, Buckminster Fuller y SANAA. La última construcción del complejo es la VitraHaus, construida para exhibir la colección 2006 de muebles para el hogar de la empresa.

Hasta entonces, la empresa Vitra se dedicaba al diseño de muebles clásicos y contemporáneos para oficinas. Cuando decidió ampliar el negocio al ámbito del hogar, lo hizo con esta innovadora obra arquitectónica, que llama la atención porque son doce casas apiladas una encima de la otra, como si hubieran sido colocadas de manera distraída, dando una apariencia casi caótica.

En el Campus Vitar no había espacio suficiente para presentar la nueva colección de muebles diseñados para el hogar. Entonces se contrató a la empresa de arquitectos herzog & de meuron para el diseño de VitraHaus. Gracias al aspecto llamativo de la construcción y a su ubicación estratégica dentro del complejo, ha tomado el papel protagónico dentro del conjunto arquitectónico. Además, es el recinto más alto, ofreciendo una vista panorámica de las instalaciones de la fábrica y de los alrededores.

El concepto de VitraHaus relaciona dos temas que se repiten en el trabajo de Herzog & de Meuron: el tema del arquetipo de la casa con techo a dos aguas y el tema de los volúmenes apilados. El propósito principal de la construcción de este edificio de cinco pisos es la de exhibir muebles y objetos para el hogar, y es por ello que las salas de exposición son una reminiscencia de las proporciones y dimensiones de las residencias familiares. Las paredes del interior son blancas, para dar prioridad a la muestra de muebles. El estuco de color gris topo de la fachada unifica las estructuras, y se conecta con el paisaje circundante.

VitraHaus tiene un espacio abierto central con piso de madera, que conecta el resto de los ambientes: una sala para conferencias, un salón para exposiciones donde se exhibe la colección de sillas del museo de Diseño, la tienda del museo, un hall de entrada con ropería, un área de recepción y una cafetería con terraza al aire libre.

Un ascensor lleva a los visitantes hasta el cuarto piso, donde se inicia el recorrido. Esta habitación ofrece una espectacular vista del Cerro Tüllinger de un lado, y del otro tiene una terraza que da hacia la ciudad suiza de Basilea. La orientación de las casas no es arbitraria, sino que está determinada por las vistas que ofrece el paisaje  circundante.

La complejidad del espacio interior no sólo está dada por los ángulos que forman las intersecciones de las casas, sino también por la integración de un segundo concepto geométrico más orgánico. Las escaleras que conectan las plantas forman un único volumen sinuoso, que simula la contorsión del cuerpo de un gusano, en ocasiones mostrando fascinantes perspectivas visuales, y otras veces bloqueando la vista del siguiente nivel.

Las formas poligonales del exterior se mezclan con las formas orgánicas del interior, si visitas VitraHaus experimentarás las sorpresas de los espacios casi laberínticos, en un recorrido circular que comienza y empieza en el mismo salón. La obra arquitectónica tiene dos vistas bien distintas: de día se fusiona con el paisaje, pero de noche la iluminación desde el interior hace que la estructura se disipe, convirtiendo a la VitraHaus en una enorme y brillante vitrina.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen