Entradas con la etiqueta ‘La torre Agbar’

La torre Agbar en Barcelona

Jueves, 25 de Junio de 2009

La torre Agbar en Barcelona

La torre Agbar se encuentra ubicada en Barcelona, España, junto a la plaza de las Glorias. Su altura es de 145m y posee 34 plantas en altura y cuatro plantas subterráneas. La superficie total es de 50.693 metros cuadrados, con 30.000 metros destinados a oficinas, 3.210 a instalaciones técnicas, 8.132 a servicios, y 9.132 de estacionamiento. El edificio se inauguró en el 2005.

Diseño de la torre Agbar:

La torre Agbar es un diseño del estudio del arquitecto francés Jean Nouvel, que trabajó en colaboración con el estudio b720 Arquitectos, de Barcelona.

El diseño del rascacielos no se reduce a un simple prisma, sino que Nouvel, que pertenece a la generación de arquitectos artistas, se inspiró en los pináculos de la montaña sagrada de Cataluña, los campanarios de la Sagrada Familia de Gaudí y emprendió su obra como una metáfora de la emergencia de las aguas del suelo.

La fachada conjuga la liviandad del vidrio que recubre el edificio, en láminas de 120×35cm, con la pesadez del hormigón que constituye su estructura. El hormigón se recubrió con placas de aluminio. Las láminas de vidrio se eligieron con diferentes opacidades, las que sumadas a las inclinaciones diferenciales que les dieron, provocan diversos juegos de luces que varían con el correr del día.

La iluminación nocturna del edificio cuenta con más de 4.000 dispositivos luminosos de tecnología LED, que permiten la generación de imágenes sobre la fachada.

La altura máxima del edificio es de 144,4m, y su estructura consta de dos cilindros ovales no concéntricos, coronados con una cúpula de cristal.

El concepto se basa en dos cilindros ovales no concéntricos coronados por una cúpula de cristal. En el cilindro interior están las circulaciones y los servicios. Las 31 plantas elípticas están exentas de columnas. El cilindro externo está recubierto por la doble piel de aluminio y vidrio por fuera, que genera las tonalidades cambiantes de la fachada.

En el interior, las plantas están libres, y los ventanales contenidos en la capa de aluminio, que permiten divisar el paisaje de Barcelona. Estas ventanas permiten la entrada de la luz natural y la ventilación. Se emplearon los principios de la arquitectura bioclimática para minimizar el impacto sobre entorno y para optimizar la relación hombre-clima.