Cubiertas inclinadas

Las cubiertas inclinadas y sus diferentes aspectos

1 julio 2009

Las cubiertas inclinadas y sus diferentes aspectos

Las cubiertas inclinadas son aquellas cubiertas planas que tienen una pendiente mayor de 10%. Se emplean en las regiones donde las precipitaciones son abundantes, en las zonas de nieve, y como cubiertas decorativas.

Estas cubiertas son aparentes, por tanto visibles desde cualquier punto de vista, lo que implica que su acabado sea parte de las fachadas.

Los diferentes aspectos de las cubiertas inclinadas:

Las cubiertas inclinadas pueden ser de diferentes tipos: a un agua, a dos aguas, o con varias aguas.

Estas cubiertas permiten la fácil eliminación de las aguas pluviales. En los climas fríos, la pendiente se hace menos pronunciada, para asegurar que una parte de la nieve permanezca sobre el techo y actúe como aislante térmico. Pero dicha pendiente debe ser calculada cuidadosamente, para evitar que la capa aislante de nieve recargue la estructura en demasía.

Los requerimientos de estas cubiertas difieren de los de las cubiertas planas, sufren mayor esfuerzo frente a los vientos, pero menor sobrecarga de aguas pluviales, la distribución de cargas es distinta.

Las capas de una cubierta inclinada son similares a las de una cubierta plana, sólo que no necesitan de material de relleno para las pendientes, pues están dadas por la propia cubierta. La impermeabilización está dada por el impermeabilizante y el material de acabado.

El material de acabado de estas cubiertas (tejas, plaquetas, paneles, etc) está compuesto por piezas que llevan juntas de unión, las que pueden constituir puntos de entrada del agua. Por tanto, cuanto menor sea el número de juntas, menor será la probabilidad de entrada de agua, y cuanto mayor sea la pendiente, disminuirá el riesgo de filtración. La pendiente mínima necesaria es de 15%, con menor pendiente, aumenta el riesgo de filtración. El solape de las piezas depende de la pendiente, a mayor pendiente, menor solape y viceversa.
Los aleros constituyen un punto débil en la cubierta, porque es la zona de mayor circulación de agua, además debe tomarse en cuenta que el agua tiene un retroceso al bajar por el borde de la pendiente, por lo que deben establecerse goterones, elementos que cortan el recorrido inverso del agua.

Estas cubiertas sufren la acción de la radiación solar que incrementa la temperatura interior, lo que hace necesario el uso de aislantes térmicos, debajo de los que se coloca el impermeabilizante, a fin de impedir la entrada de la humedad por filtración. Los solapes de las tejas impiden que el agua penetre por efecto del viento y la lluvia.

Los elementos que constituyen estas cubiertas son: soporte estructural, aislamiento térmico, acabado final.

Hay (1) comentarios:

  1. Lenny

    11 de abril de 2010

    Muy interesantes todos estor articulos…sin duda cada dia se aprendede mucha mas..solamente hay que leer para enterarse de la multitud de posibiliaddes en la construccion….y en el mundo de nuestra arquitectura…

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen