El nuevo Aeropuerto de Carrasco en Uruguay

El nuevo Aeropuerto de Carrasco en Uruguay

8 mayo 2012

El nuevo Aeropuerto de Carrasco en Uruguay

La nueva terminal del aeropuerto Internacional de Carrasco, fue puesta en funcionamiento el 29 de diciembre de 2009. La obra es responsabilidad del arquitecto uruguayo Rafael Viñoly y tuvo un coste de 165 millones de dólares, lo cual marca un hito arquitectónico en el país. Y no sólo nos referimos a la inversión en sí, sino al significado que la obra tiene en el contexto arquitectónico del país y la región.

El diseño se caracteriza por su techo de doble curvatura que abarca casi 40.000 metros cuadrados sobre la construcción, prolongándose más allá de los límites de la misma hasta tocar el suelo. El espacio interior alberga las zonas de partidas, el hall de check-in, además de la terraza mirador.

El complejo del aeropuerto se divide en tres sectores, el sector central donde se ubica el estacionamiento para el público, con capacidad para 1.200 automóviles.

El arquitecto buscó lograr una sensación de amplitud en los sectores públicos a través de la generación de grandes transparencias, mediante la utilización de una envolvente vidriada en la parte superior de la construcción. Son casi 8.000 metros cuadrados de vidrio que permiten optimizar el ingreso de la luz natural, a la vez que permiten visualizar la plataforma y el predio del aeropuerto.

Características del proyecto del nuevo aeropuerto de Carrasco

El nuevo Aeropuerto de Carrasco en Uruguay

La nueva terminal del aeropuerto de Carrasco posee una plataforma para el embarque y desembarque de aeronaves por medio de cuatro mangas telescópicas, que permiten a los pasajeros acceder directamente al edificio. Esta plataforma está capacitada para atender desde aeronaves pequeñas tipo CRJ-900, hasta las más grandes aeronaves comerciales como el Airbus 380.

La terminal se sitúa paralela a la pista principal, la cual fuera adaptada para recibir vuelos intercontinentales y está distribuida en dos niveles bien diferenciados, uno destinado a los arribos y el otro destinado a las partidas, de modo de crea espacios exclusivos para cada uno sin que se entremezclen los pasajeros y el público de ambos.

El acceso de pasajeros y público está previsto mediante generosas veredas, que permiten un cómodo abordaje a los vehículos (autobuses, autos y taxis) que los trasladan hacia el aeropuerto o fuera del mismo.

El nuevo Aeropuerto de Carrasco en Uruguay

La terraza mirador es de generosas dimensiones y fue ideada para ofrecer tanto al pasajero como al público un ambiente calmo y relajado desde dónde observar las partidas y los arribos. El espacio fue provisto de la infraestructura para el desarrollo de actividades recreativas y culturales.

El arquitecto Viñoly buscó crear un ícono arquitectónico que oficiara de emblema del país, pero además, intentó conformar un espacio amigable y acogedor para todas las personas que llegaran a él. Esta honda preocupación por el diseño le valió el reconocimiento de la Guía Former’s, que lo sitúa en el noveno lugar de su lista de aeropuertos más hermosos del mundo.

El nuevo Aeropuerto de Carrasco en Uruguay

La estructura se soporta mediante un sistema articulado revestido por una piel acristalada. La cubierta cuenta con 24 lucernarios circulares que arrojan luz natural sobre los espacios públicos. El juego de luces y transparencias crea una sensación de amplitud y liviandad.

Los dos niveles se diseñaron a doble altura y ensamblados en balconada, unos sobre otros, conectándose mediante las cuatro escaleras mecánicas y los ascensores.

La terminal de cargas se distribuye en 3.500 metros cuadrados de oficinas para las compañías aéreas, forwarders, dependencias estatales, despachantes de aduana y agentes de comercio exterior. Y 100.000 metros cuadrados dedicados a la terminal de cargas.

La plataforma para aeronaves cuenta con ocho torres de iluminación de 26 metros de altura, señalización diurna y nocturna, sistema subterráneo para la distribución de combustible de las aeronaves, sistema de recolección de aguas pluviales y para derrames de combustible, con filtrado de hidrocarburos.

La superficie total de la terminal es de 45.000 metros cuadrados, con siete puertas de embarque remoto y fijo, cuatro pasarelas telescópicas, 32 puestos de check-in, tres cintas para el reclamo de equipaje en la zona de arribos, 18 mostradores de migraciones y estacionamiento para 1.200 autos.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen